viernes, 29 de julio de 2016

Noticia: Intervenciones de la Seguridad Privada



Detienen a dos mujeres por robar ropa por valor de 489 euros en una tienda de Gandia

Las arrestadas portaban un instrumento para quitar las alarmas de las prendas para evitar el detector

Fuente: .levante-emv.com - 29.07.2016

La Policía Nacional ha detenido en Gandia a dos mujeres de 24 y 41 años como presuntas autoras de un delito de robo con violencia, tras apoderarse de diversa ropa valorada en 468 euros de un establecimiento comercial de la ciudad.

Los hechos ocurrieron cuando los agentes, que realizaban labores de prevención, fueron alertados para que se dirigiesen a un negocio donde un vigilante de seguridad tenía retenidas a dos mujeres que trataban de escapar.

Inmediatamente, los policías se dirigieron al lugar, donde averiguaron que las dos mujeres, de origen español, habían ocultado bajo sus vestidos varios objetos y que fueron interceptadas cuando iban a traspasar la línea de caja. En ese momento comenzaron a forcejear con el vigilante para tratar de marcharse.

Las sospechosas entregaron al vigilante varias prendas, que presentaban daños por la rotura o sustracción del sistema alarma.

Ante la presencia policial, las dos mujeres entregaron más ropa que ocultaban bajo sus vestidos.

Asimismo, los policías les localizaron un objeto con el que quitaban los mecanismos de seguridad. La ropa sustraída ascendía a unos 468 euros.

Finalmente, los agentes, tras realizar diversas comprobaciones, detuvieron a las dos mujeres como presuntas autoras de un delito de robo con violencia. Las arrestadas, con numerosos antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial.

Hieren de una pedrada a un vigilante de seguridad de la estación de Renfe

Hieren de una pedrada a un vigilante de seguridad de la estación de Renfe

  • Los hechos ocurrieron el martes por la noche. Los presuntos agresores fueron un grupo de jóvenes grafitero

Fuente: diaridetarragona.com -28/7/2016

Un vigilante de seguridad de la estación de Renfe de Reus fue herido de una pedrada la noche del martes mientras estaba en su turno de trabajo. Según confirmaron fuentes de los Mossos d’Esquadra, quienes recibieron el aviso de la agresión alrededor de las 22.45 horas, el guarda de unos 40 años de edad recibió una pedrada. 

Un grupo de grafiteros estaría detrás de la agresión, según explicaron al Diari otras fuentes relacionadas con el suceso. «No es la primera vez que tenemos problemas con este grupo de jóvenes, que es muy agresivo», explicaron y aseguraron que «el vigilante ya ha presentado la denuncia». Hasta el lugar de los hechos se desplazaron dos patrullas de los Mossos d’Esquadra y una ambulancia del SEM, que trasladó al «herido menos grave» hasta el Hospital Sant Joan.

Por otra parte, fuentes cercanas a los hechos aseguran que la misma mañana del martes los presuntos agresores también protagonizaron otro suceso. «Se encararon con el mismo vigilante agredido y le amenazaron de muerte», explican, y aseguran que «llamamos a los Mossos para denunciar lo sucedido».

Esta no es la primera vez que los vigilantes de seguridad de la estación de Renfe de Reus tienen problemas con jóvenes que intentan pintar los convoyes estacionados.


Uno de los últimos sucesos tuvo lugar en el mes de mayo. En aquella ocasión un guarda resultó herido tras caer a la vía empujado por un grupo de grafiteros. El hombre resultó herido en una pierna y fue trasladado en ambulancia hasta el Hospital Sant Joan de Reus. En ocasiones los empleados han advertido de la «agresividad» de los jóvenes.

martes, 26 de julio de 2016

Los acusados del atraco al furgón de Torrelavega se enfrentan a 11 años de cárcel

Los acusados del atraco al furgón de Torrelavega se enfrentan a 11 años de cárcel

En el juicio, señalado para el 2 de septiembre en el Juzgado de lo Penal 4, se dirimirá si los procesados se llevaron a punta de pistola varias sacas con cerca de 60.000 euros

Fuente: .eldiariomontanes.es- Consuelo de la Peña

Aquella mañana del 3 de noviembre de 2014 quedó grabada de manera indeleble en la memoria de los vigilantes de seguridad de Prosegur que diariamente recogían la recaudación del establecimiento Mercadona, situado en el barrio de Sierrapando, en Torrelavega. Resulta difícil olvidar el momento en que dos atracadores enmascarados te encañonan con una escopeta, te tiran al suelo, te arrancan las armas reglamentarias y se fugan con el dinero que tenías que custodiar.


La escena la vivieron en primera persona los dos operarios de Prosegur que ese día, a las diez de la mañana, entraron al supermercado para retirar los fondos, mientras un tercero les eperaba al volante del furgón blindado. Cuando regresaban al vehículo con seis sacas que contenían 59.837 euros, fueron sorprendidos por dos inviduos, enfundados en pasamontañas y provistos de chalecos antibalas que, a punta de escopeta, les arrancaron los fardos.

Los dos atracadores huyeron a pie con el botín hasta un vehículo que tenían estacionado a la salidad de un túnel peatonal próximo al centro comercial.

La Policía no tardó en identificar el vehículo, que había sido sustraído días antes, el 12 de octubre, en la localidad francesa de Noailles, al que siguió hasta La Penilla de Cayón, donde localizó a uno de los fugitivos que, al intentar huir, fue tiroteado y alcanzado por dos balas.

Se trataba de Lorenzo Evaristo C. R., un español de 56 años, que fue detenido y permaneció en prisión por esta causa hasta el pasado mes de mayo. Su compañero de correrías, un pariente suyo residente en Francia, logró huir pero finalmente fue arrestado por la Policía francesa en diciembre de 2014 y extraditado a España, donde se encuentra en situación de prisión provisional a la espera de juicio.

Ambos serán juzgados el próximo 2 de septiembre por el Juzgado de lo Penal número 4 de Santander. El Ministerio Fiscal les acusa de cuatro delitos (robo con intimidación, hurto de uso de vehículo a motor, falsedad de documento público y tenencia ilícita de armas), por los que pide once años de cárcel para cada uno de ellos y 5.850 euros de multa.

La acusación pública sostiene que ambos se pusieron de acuerdo para perpetrar el atraco al furgón blindado. Para ello sustrajeron dos vehículos: uno, en Francia, les sirvió para huir, y el otro, una Renault Kangoo robada en el polígono de Raos, fue utilizado para desplazarse hasta el lugar del atraco, donde fue abandonado. Con la cabeza enfundada en un pasamontañas para evitar ser identificados, esperaron cautelosamente al blindado de la empresa Prosegur que se desplazó a Mercadona para realizar la recaudación.

En el momento en que dos de los vigilantes salían con las sacas del dinero, les intimidaron, se apoderaron de sus revólveres y huyeron a pie con el dinero, para posteriormente coger el coche Audi A-3, reservado para la huida. Un testigo anotó la matrícula y la Policía tiró del hilo. Identificó el vehículo, al que persiguió hasta La Penilla de Cayón en una carrera de película que terminó con un tiroteo, en el que fue herido uno de los ladrones. El hombre fue ingresado en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y durante su estancia en el centro sanitario sufrió un infarto que a punto estuvo de terminar con su vida. Su abogado demandó a la Policía al considerar que su actuación fue «desproporcionada», pero los jueces rechazaron las acusaciones.


Casi dos años después de aquel atraco, los presuntos autores se sentarán en el banquillo de los acusados y se enfrentan a penas que, de confirmarse, supondrían su vuelta a la cárcel.


Atraco Furgón: Los ladrones podrían llevar varios días preparando el golpe

miércoles, 20 de julio de 2016

Convenio Ilunion Seguridad: Tabla Salarial / Julio - Diciembre 2016

























Detenido en Jaén por agredir a dos vigilantes de seguridad de un centro comercial

Detenido en Jaén por agredir a dos vigilantes de seguridad de un centro comercial

  • Los trabajadores del centro habían observado a través del sistema de vídeo vigilancia cómo el detenido sustraía un teléfono móvil


Fuente: diariojaen.es – 20/07/2016

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a un hombre que agredió a dos vigilantes de seguridad en un centro comercial de la ciudad. Los vigilantes habían observado, mediante el sistema de vídeo vigilancia, cómo el detenido sustraía un teléfono móvil. Al ser interceptado, este respondió de forma violenta lanzando puñetazos y patadas antes de ser reducido por una patrulla policial.

Los hechos ocurrieron sobre las 17:30 del día de ayer en unos grandes almacenes donde los vigilantes de seguridad prestan su servicio, cuando observaron a través del sistema de vídeo vigilancia que una persona se apoderaba de un teléfono móvil valorado en más de 800 euros, lo extraía de su caja y lo introducía entre sus pertenencias. Posteriormente, realizó una compra de una funda de telefonía móvil, utilizando la bolsa oficial del establecimiento, con el fin de poder sacar lo sustraído sin levantar sospechas. 

Los vigilantes procedieron a la interceptación del presunto autor, le solicitaron que les acompañara hasta un lugar habilitado al efecto con el fin de proceder a su identificación y cacheo a la espera de la presencia policial. Durante el traslado, el arrestado arremetió contra los vigilantes de forma súbita y muy violenta, propinando diversas patadas, empujones y puñetazos con el fin de darse a la fuga, dañando e inutilizando la uniformidad de los vigilantes.

Al ser asistido en un centro sanitario fingió mareos


Personada una patrulla policial, procedieron a la reducción y cacheo del presunto autor, encontrando entre sus pertenencias el teléfono móvil sustraído que quedó inutilizado, siendo detenido y trasladado a dependencias policiales. Una vez en ellas, el arrestado solicitó a los funcionarios policiales recibir asistencia médica, siendo trasladado hasta un centro sanitario, donde, según manifestaciones del médico de urgencias, había fingido un mareo, comportándose de manera violenta y chulesca con el personal facultativo que lo atendía.

viernes, 15 de julio de 2016

Sólo el 13 % de los vigilantes son mujeres en un sector aún "masculinizado"


Sólo el 13 % de los vigilantes son mujeres en un sector aún "masculinizado"

  
Fuente: canarias7.es - EFE / Madrid - 14/07/2016


Sólo un 13 por ciento de los 78.200 vigilantes de seguridad en activo son mujeres, en un sector "muy masculinizado", en palabras del presidente de la patronal, Ángel Córdoba, pero en el que las féminas van entrado poco a poco, con un aumento de 5 puntos en el último quinquenio

Son datos que ha hecho hoy públicos Aproser, la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad, sobre el perfil del vigilante: un hombre, con una media de 44 años y en un 47 por ciento con estudios de bachillerato o formación profesional.

Ángel Córdoba ha destacado la estabilidad que existe en la contratación de los vigilantes, con un 82 por ciento en situación de indefinidos, así como el incremento en el número de efectivos, que creció en 2015 un 3,4 por ciento respecto al año anterior.

Sobre el bajo porcentaje de mujeres empleadas -tan solo un 13 por ciento de los vigilantes en España son mujeres- ha reconocido que la seguridad privada continúa siendo un sector "muy masculinizado", pero ha recalcado su creciente incorporación en los últimos cinco años, en los que se ha incrementado el porcentaje de mujeres, que partía de un 8 por ciento.

Ha insistido en que esta incorporación se esta realizando con "total normalidad" y que el próximo reto será el de integrar a los discapacitados.

Además, el informe refleja que un 47 por ciento de los vigilantes cuentan con bachillerato y formación profesional, un 45 tienen la enseñanza obligatoria y tan solo un 8 por ciento cuentan con una licenciatura o diplomatura.

En España existe un vigilante de seguridad privada por cada 594 habitantes, una cifra que contrasta con la media europea, que es de uno por cada 264 habitantes. Aproser han insistido en el margen de mejora que existe en este sentido.

Córdoba ha asegurado que "España ha sido y es un modelo para la seguridad privada en Europa y en todo el mundo" y ha recordado que existen 1.534 empresas de este tipo que generan "un empleo de calidad".


Guerra entre empresas de seguridad privada 4 años después de la reforma laboral

Guerra entre empresas de seguridad privada 4 años después de la reforma laboral

Las compañías 'pirata', que pueden pagar a los trabajadores por debajo del convenio colectivo, roban espacio a las grandes que no pueden hacer eso.

Fuente:  vozpopuli.com – Mario Moratalla- 15/7/2016

La reforma laboral lanzada por un decreto de urgencia en febrero de 2012 por el recién estrenado gobierno de Mariano Rajoy ha sido saludada por la mayoría de sectores empresariales. Sin embargo, no ha caído tan bien para algunos en el sector de la seguridad privada, uno de los mayores empleadores privados del país y donde una de las condiciones que ofrecía la nueva regulación -posibilidad de una empresa de 'descolgarse' del convenio colectivo sectorial si se encontraba en pérdidas- ha provocado la guerra entre distintas compañías. Según la reforma laboral aprobada por el PP, una empresa puede reducir las condiciones de trabajo (básicamente, el sueldo) de los empleados por causas económicas, técnicas, organizativas o productivas.

"Nosotros estamos compitiendo pagando los sueldos del convenio a los trabajadores, entonces una empresa que compite ofrece un precio muy inferior, tras lo cual se declara en pérdidas y baja los sueldos a los trabajadores argumentando que no les puede pagar. Donde se pagaba 1.000 ahora se paga 700. Creemos que esto desvirtúa el espíritu de la reforma laboral", dice Ángel Córdoba, presidente de la patronal Aproser. Sus palabras a favor de los empleados suenan raro dentro del mundo empresarial. Pero a sus empresas de seguidad privada no les interesa bajar los sueldos a sus empleados. ¿Por qué?

"Las empresas grandes no pueden hacer estos descuelgues, porque entonces se rompería la paz social que tienen con los sindicatos y por la que éstos también les ayudan a ocultar cosas. Pero las empresas pirata nuevas que aparecen sí lo hacen y se están llevando muchos contratos", asegura a este diario Avelino Arroyo, del Sindicato de Trabajadores de Seguridad. Según datos del sindicato FTSP-USO, hasta marzo de 2015 hasta un 20% de los trabajadores de seguridad sufrían los efectos del 'descuelgue' de los convenios y habían pasado a estar regidos por convenios peores que el convenio general de seguridad privada. Este informe aseguraba que "algunas de esas empresas sólo tienen contratos parciales, pero hacen trabajar a sus vigilantes a jornada completa. Además pagan las horas extras en negro", aseguraba este sindicato.

"Es cierto que estamos solos en CEOE defendiendo estos puntos de vista, pero pensamos que aunque el descuelgue haya sido positivo para algunos, no lo ha sido igual para todos porque no todas las empresas tenemos las mismas características", certifican en Aproser.

El sector público alienta

Los responsables de Aproser han denunciado que en muchas ocasiones es la propia administración pública la que fomenta esta hipercompetitividad entre compañías. Uno de los casos denunciados fue protagonizado por Marsegur, una empresa propiedad de Seguridad Integral Canaria, compañía que ha logrado muchos contratos en los últimos años en la Comunidad de Madrid. Según denunció en su momento Podemos, Marsegur como filial encubierta de SIC "bajó el sueldo un 33% a cada vigilante para que pasaran de ganar 1.150 euros al mes a 750, lo que supondría "un ahorro de 1.800 euros por trabajador" de los centros de vigilancia de menores a cargo de la administración autonómica, según denunció la joven diputada Isabel Serra.


Hay que tener en cuenta que el sector es muy competitivo lo cual favorece la aparición de nuevas compañías. La seguridad privada cuenta con 1.534 empresas, de las que un 82% tiene menos de 50 empleados. Aproser sólo reúne a unas pocas, pues sus compañías representan a 5.000 trabajadores (Prosegur o Securitas son algunas de las más importantes) mientras que muchas otras de relevancia quedan fuera. Entre ellas, Ombuds-Casesa (fusionadas a final de año) o la citada Integral Canaria. En el total del sector se emplea a 78.200 profesionales con una fuerte presencia local, y mercados de gran relevancia sobre todo en Madrid, Cataluña y Andalucía.