lunes, 11 de diciembre de 2017

Así se atrapó al ultra que dejó tuerto a un vigilante
















LA POLICÍA ENCONTRÓ AL JOVEN EN DOS SEMANAS

Así se atrapó al ultra que dejó tuerto a un vigilante: asientos vacíos y camiseta Mala Vita

Los agentes de los Servicios de Información de la Policía rastrearon los 400 asientos que los socios habían dejado vacíos en el partido y visualizaron las cámaras para encontrar al agresor


Fuente: EL CONFIDENCIAL- Roberto R. Ballesteros/10.12.2017

El joven Israel M. C., socio del Atlético de Madrid, pretendía acceder al moderno estadio Wanda Metropolitano el pasado sábado 18 de noviembre, pero el partido entre el club rojiblanco y el Real Madrid ya había comenzado, por lo que los encargados habían cerrado los tornos de acceso a la instalación. 

El aficionado, de 27 años, sin embargo, no se conformó con las explicaciones que le ofreció un vigilante de seguridad que custodiaba la puerta por la que él pretendía entrar.

Después de una fuerte discusión, Israel decidió arremeter con violencia contra el profesional. Le propinó un fuerte puñetazo en la parte izquierda de la cara y lo tumbó. El golpe provocó que la víctima tuviera que ser asistida en un primer momento por los servicios de emergencias desplazados hasta el estadio. 

Sin embargo, la gravedad de la lesión aconsejó su traslado al hospital, donde fue intervenirlo quirúrgicamente en el ojo izquierdo. Los médicos que le atendieron no tuvieron más remedio que extraerle el globo ocular, lo que le dejó tuerto.

Detenido el agresor de un vigilante del Wanda que perdió un ojo durante el derbi
El suceso ocurrió durante el derbi, minutos antes de la finalización del partido, cuando el ahora detenido trató de entrar por uno de los accesos que custodiaba el vigilante
El agresor huyó de la zona a la carrera, por lo que se enfrentará presumiblemente a un delito de lesiones graves, dado el alcance del golpe. 

Agentes de la Brigada Provincial de Información de Madrid de la Policía Nacional, sin embargo, siguieron su rastro y dieron con él apenas dos semanas después. Comenzaron la investigación con los pocos datos que tenían. Los testigos habían observado que el asaltante llevaba una sudadera con las palabras Mala Vita, el nombre de una de las facciones más radicales del Frente Atlético, e informaron de que el agresor era socio del club.

Los agentes se pusieron en contacto con el club y consiguieron la lista de los alrededor de 400 abonados que ese día no habían hecho uso de su condición de socio para acceder al estadio. Es decir, que había 400 asientos vacíos y había que rastrear uno por uno para ver si sus propietarios coincidían con la descripción dada por los testigos.

Al mismo tiempo, los agentes visualizaron las cámaras de la instalación deportiva, sobre todo las que apuntan a la zona en la que se había producido el ataque, con el fin de tratar de identificar al hombre con la mencionada camiseta.


Días después, dieron con Israel y consiguieron detenerlo. A pesar de su vinculación con el Frente Atlético, un grupo oficialmente expulsado del estadio del Atlético de Madrid tras el asesinato hace tres años de un ultra del Deportivo de La Coruña, el agresor había logrado permanecer hasta ahora en un discreto segundo plano para la Policía. Los propios agentes le atribuyen ser el autor del puñetazo que provocó la pérdida del ojo izquierdo del vigilante de seguridad y presentaron un informe al respecto al juzgado que coordina la investigación. 

En el procedimiento judicial, según ha podido saber El Confidencial, tiene previsto personarse también como acusación la Liga de Fútbol Profesional. La decisión se oficializará en los próximos días.

La oferta formulada representa un ahorro para la ciudad de más de 1M€ sobre el precio de licitación, en los dos años de vigencia del contrato

La oferta formulada representa un ahorro para la ciudad de más de 1M€ sobre el precio de licitación, en los dos años de vigencia del contrato


Fuente: murciadiario.com/10 dic 2017

La seguridad y vigilancia de cerca de una treintena de dependencias públicas de la Ciudad Autónoma de Melilla ha sido adjudicada a Grupo Sureste, holding empresarial con sede en la Región de Murcia, que ocupa uno de los diez primeros puestos del sector nacional de seguridad privada y dispone de una plantilla de más de 2.000 trabajadores.

La oferta de Grupo Sureste ha demostrado ser la más competitiva, tanto en sus aspectos técnicos como económicos, y va a permitir un ahorro de más de un millón de euros sobre el precio de licitación inicial del concurso, que ascendía a 8,58 millones de euros para un periodo de dos años.

Para desarrollar los servicios de vigilancia y protección de bienes muebles e inmuebles, así como la protección de las personas que puedan encontrarse en los mismos, Grupo Sureste dispondrá en Melilla de una plantilla de 120 profesionales, cuya subrogación se ha llevado a cabo con arreglo a lo dispuesto en el Convenio Nacional de Seguridad Privada, que es el que esta compañía defiende y aplica, por entender que representa un marco de mayor garantía y estabilidad laboral.

En la relación de dependencias cuya seguridad, vigilancia y controles de acceso asume Grupo Sureste se encuentran, entre otros, los edificios que albergan las sedes de las Consejerías, el Palacio de la Ciudad Autónoma, centros de menores y sociales, mercados municipales, museos, parques, instalaciones deportivas, la biblioteca pública, el Centro Tecnológico e incluso los depósitos de agua y el pantano de Adelfas, cuya seguridad es estratégica por abastecer de este recurso a la ciudad.

La adjudicación de este contrato en Melilla ha sido valorada por Raúl Colucho, consejero delegado de Grupo Sureste, como “un paso importante” dentro de la expansión nacional de la empresa. “Queríamos ofrecer las mejores condiciones, aportando nuestra experiencia y elaborando una oferta competitiva y muy sólida. Nos alegra mucho haberlo logrado".



jueves, 7 de diciembre de 2017

Los ministerios siguen contratando vigilantes 'low cost' pese al toque de Fomento

Los ministerios siguen contratando vigilantes 'low cost' pese al toque de Fomento


Ni la nueva ley de contratos ni el acuerdo vinculante que firmó Fomento con los sindicatos han impedido que las administraciones públicas sigan recurriendo a empresas 'piratas'

Fuente: elconfidencial.com/MARINA VALERO/07.12.2017

Los ‘piratas’ de la seguridad aún no tienen los días contados. Novo Segur, empresa conocida por pagar 789 euros brutos al mes a sus vigilantes en instituciones públicas como el Ministerio de Defensa -que no renovará el contrato-, acaba de ganar doce adjudicaciones con organismos tan variados como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (dependiente de Industria), la Dirección General de Protección Civil y Emergencias (Interior) o la Inspección General de Sanidad de la Defensa. Ni la recién aprobada Ley de Contratos ni el acuerdo para mejorar las condiciones de los empleados -impulsado por Íñigo de la Serna (Fomento)- lo han impedido.

Los nuevos contratos se hacen públicos poco después de que el ministerio capitaneado por María Dolores de Cospedal se comprometiera a acabar su relación con la antigua Marsegur (ahora Novo Segur) en cuanto expire el contrato en marzo, momento en el que sacará una nueva licitación. Los vigilantes de esta empresa se pusieron en huelga en octubre para denunciar una pérdida de poder adquisitivo de casi 400 euros al mes, con sueldos un 30% inferiores a las tablas del convenio de seguridad estatal.


No obstante, esta práctica hasta ahora era legal (y demasiado habitual). Los convenios de empresa podían prevalecer sobre el sectorial, situación que cambia con la nueva Ley de Contratos del Sector Público: sobre papel, el precio pierde peso como criterio de adjudicación en favor de otros como la calidad del servicio, los pliegos deberán incluir cláusulas sociales y las empresas estarán obligadas a aplicar el convenio colectivo del sector, con salarios notablemente superiores a lo que paga Novo Segur (entre otras).

Pero la nueva Ley, ya publicada en el BOE, no entrará en vigor hasta dentro de cuatro meses. Hasta entonces, las administraciones públicas podrán seguir contratando con empresas que tiran los precios a fin de presentar la oferta económica más ventajosa. El ejemplo más reciente es el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad), que acaba de adjudicar un contrato de dos años a Novo Segur para sus servicios de vigilancia: arrancará el 1 de enero de 2018 y cuenta con un presupuesto de 114.674 euros, según el expediente consultado por este periódico en la plataforma de contratación del sector público.

"A todos les gusta quedar bien, pero siguen adjudicando los contratos a los mismos ‘piratas’ de siempre"

Le siguen organismos dependientes del Ministerio de Empleo como la Tesorería General de la Seguridad Social en las direcciones provinciales de Ciudad Real o Tenerife, con un plazo de ejecución de 12 meses y un importe de adjudicación no superior a los 307.447 euros en ninguno de los casos. También destaca el servicio de vigilancia del Instituto Nacional de la Seguridad Social en León (88.510 euros), otorgado igualmente a la antigua Marsegur. El Confidencial ha intentado ponerse en contacto con la empresa, sin éxito.

“Las direcciones provinciales funcionan como organismos autónomos que toman sus propias decisiones de contratación”, justifican fuentes de Empleo. Y dejan claro que el departamento de Fátima Báñez fue de los primeros en incorporar cláusulas sociales en los pliegos para garantizar unas condiciones laborales mínimas. “Se hizo en julio de 2017, antes de que se aprobara la nueva ley, y se envió una recomendación a los citados organismos para que las aplicaran”. Este ministerio ya fue noticia por contratar en el pasado con Sinergias de Vigilancia y Seguridad, otra empresa ‘pirata’ que pagaba un sueldo base de 660 euros al mes y superaba el salario mínimo interprofesional por los pluses, como desveló ‘El País’.

Con El Prat empezó todo
La huelga en el aeropuerto de El Prat abrió el melón de la seguridad privada en España. Tras un verano caliente que se resolvió con un laudo de obligado cumplimiento para los trabajadores de Eulen (subcontratada por Aena), el ministro de Fomento recogió el guante de los sindicatos y evitó que estallase un conflicto similar en el gestor aeroportuario. Su departamento firmó el mes pasado un acuerdo vinculante con los sindicatos y las empresas para mejorar las condiciones de un sector azotado por la precariedad.

Interior y Empleo suscribieron dicho texto, que se aplicará en las infraestructuras de transporte de competencia estatal. Incluye además un anexo específico para el ámbito aeroportuario. Los nuevos contratos que otorgue Aena deberán contemplar nuevos pluses “que serán tenidos en cuenta en la estimación del precio de licitación y que serán obligatorios para las empresas de seguridad”.

Según Diego Giráldez, responsable de seguridad a nivel estatal en UGT, el acuerdo va más allá de lo que establece la Ley de Contratos y debería “trasladarse a la totalidad de ministerios que contratan seguridad privada”. El menor peso de la oferta económica, el abono normalizado de las nóminas (sin retrasos ni impagos) y la prohibición de presentar una bolsa de horas extra gratis son algunos de los requisitos. El sindicato se ha puesto en contacto con Cristóbal Montoro (Hacienda) para intentar extrapolar los avances a su ministerio.


Ahora solo falta que las administraciones públicas sean coherentes y cumplan lo que han firmado. “Es el mismo problema de siempre: a todos les gusta quedar bien, te dan la razón en las reuniones y se comprometen a actuar, pero siguen adjudicando los contratos a los mismos ‘piratas’ de siempre”, concluye Basilio Febles desde el sindicato USO.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Plus CGA: Esto se va animando, compañeros


Plus de la CGA

A la segunda fue la vencida. El sentido común y la razón empujaban de manera inexorable a que los tres sindicatos presentes en el Comité de empresa de Ilunion Madrid (CCOO,UGT,ATES) acabaran, a propuesta de CCOO, acordando este Jueves 30 de Noviembre  unir fuerzas  para  hacer “visibles” a los vigilantes de la CGA de Barajas que injusta e incomprensiblemente, fueron “olvidados” en el Acuerdo Aeroportuario firmado el pasado Noviembre por el Ministro Iñigo de la Serna, AENA, y  empresarios.

En principio, esta es una buena noticia para una plantilla de trabajadores que se ha sentido “agredida” ante la falta de puesta en valor de sus funciones por parte de AENA, que se ha sentido  “engañada” ante el alcance del acuerdo  y, ¿por qué no decirlo?  que se siente  “discriminada”, laboralmente hablando dado que,- y esto es un secreto a voces-, tres  trabajadores nunca han dejado de cobrar el plus de la CGA…y, lo que tiene mas "miga", es que de este hecho son sabedoras AENA,  la empresa saliente y la entrante...¡vaya fallo!

Entonces, ¿qué viene ahora?, el compromiso del Comité de Empresa de Ilunión irá en tres direcciones:

1.- Trasladar a la Mesa Técnica, a través de las correspondientes federaciones de CCOO y UGT  presentes en las reuniones , las legítimas reivindicaciones de los vigilantes de la CGA y que se plasmen en una ampliación del acuerdo aeroportuario ya firmado.

2.- Dar “visibilidad” a estos trabajadores ante los medios de comunicación,  haciendo hincapié en sus responsabilidades y funciones como parte del núcleo gestor del aeropuerto … mucho mejor si,  de paso, se le  pone la cara colorada a todos aquellos que, hasta ahora, se han negado a reconocerles su importante aportación al funcionamiento de Barajas (AENA y empresas) y que han consentido el hecho vergonzante y vergonzoso de que por el mismo trabajo, unos cobren plus y otros no.

3.- Formar una comisión que trate la posibilidad de la negociación de un presupuesto que cubra este plus hasta su concreción  por la Mesa Técnica.


Está claro que hay una parte de esa Mesa Tecnica (AENA, CEOE, Ministerio de Fomento), que solo está dispuesta a aceptar las partes de la realidad aeroportuaria que le gustan… la que va ligada al turista.. Les sobran razones para el entusiasmo. A pesar de la crisis, el turismo ha ingresado, que sepamos, millones de euros . De los cuales,  algún que otro pico ha ido a parar, entre otras cosas, a los sueldos de directivos, beneficios, etc...por aquello de que la austeridad  bien entendida siempre empieza por los demás.

Aún así, para todos los integrantes de la Mesa Técnica, empezando por el Señor Ministro Serna, debe quedar claro que estos trabajadores  no están dispuestos a perdonar argucias económicas, ni van a claudicar en sus reivindicaciones hasta que están se vean satisfechas.

Os mantendremos informados.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

MADRID-SEGURIDAD METRO












Garrido dice que en los contratos de seguridad se exigirán sueldos dignos

Fuente: EFE/28/11/2017

El portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido, ha asegurado que en los pliegos de condiciones de los nuevos contratos de seguridad para empresas de la Comunidad se exigirá que las adjudicatarias cumplan el convenio nacional y se garanticen sueldos "dignos" a los trabajadores.


Así lo ha dicho durante una rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, preguntado por la situación de los trabajadores vigilantes de seguridad privada del Metro de Madrid de la empresa Seguridad Integral Canaria (SIC), que desde hace semanas han convocado movilizaciones para protestar por sus retrasos al abonar las nóminas.


Garrido ha admitido que el Gobierno no puede inmiscuirse en conflictos laborales internos, pero sí puede actuar si hay alguna vulneración concreta del contrato que mantiene con la empresa, tomando medidas para sancionarla.

No obstante, ha insistido en que en los nuevos contratos se han realizado modificaciones en los pliegos de condiciones para garantizar que las empresas se someten al convenio nacional sobre trabajadores de seguridad, que es una de las reivindicaciones de los sindicatos del sector para evitar sueldos que "no estaban ni de lejos cerca de lo que racionalmente se cree que tiene que cobrar un trabajador".


"Hemos cambiado el criterio de adjudicación de todos los pliegos de contratación relativos a la seguridad para garantizar que se tenga un salario digno", ha repetido.



Desde los sindicatos de Seguridad Integral Canaria se han convocado movilizaciones y se ha llamado a la huelga de los trabajadores de seguridad de Metro después de que los empleados no cobren sus sueldos "en tiempo y forma", con retrasos en el pago de sus nóminas. EFE

lunes, 27 de noviembre de 2017

CGA: el vigilante invisibilizado


CGA: el vigilante invisibilizado

Vigilante de un aeropuerto, o no, admitiréis  conmigo que hay que reconocerle al Ministro de Fomento, Sr. Iñigo de la Serna,  haber derribado uno de los grandes mitos de nuestro sector: las negociaciones para una mejora salarial  no es lento, casi interminable. Cuando se quiere claro, cuando interesa...

El asunto tiene su importancia dado que, como sabéis, el sector está inundado de  casos  escandalosos, corrupción  y juicios sobre asuntos que han dejado bastante mal parada la legitimidad de más de alguna  institución (como el Ministerio de Defensa) a la hora de firmar licitaciones de seguridad, - contra viento y marea -, con empresas piratas aun sabiendo la suerte de los vigilantes  que  entraban a formar parte de sus plantillas.

Entonces, se podría deducir que cuando el gobierno, el cliente  y  empresarios   quieren, se pueden batir plusmarcas de velocidad a la hora de plasmar una resolución. ¿Por qué no hacen gala de los mismos registros en otros momentos? Se podría sospechar que es  más una cuestión de voluntad que de la supuesta inevitabilidad  o falta de medios. Ahí está el quid de la cuestión...

Desde luego, el Sr. Ministro ha conseguido con este acuerdo que  la percepción dominante entre los medios y la opinión pública fuera  y dentro de España sea que, el Turismo, la única industria que funciona al cien por cien por ahora, no se verá  posiblemente mermada por movilizaciones como las del Prat en las fechas venideras. Es decir, por Navidad.

Lo que, por otra parte, una vez más, prueba que parte de las crisis laborales  devienen  de mucha desinformación de  quienes analizan o toman decisiones. Porque hay personal bastante descontento y con razón. Veréis...

En ese acuerdo, no sólo se habla de los trabajadores “visibles” para el   turista… el de los filtros. Cierto es que en eso se basaba la estrategia... mimemos al turista... demostrémosle lo guay que funciona todo en el aeropuerto...no le hagamos perder tiempo en las colas de los filtros, etc.

Pero han “pasado” totalmente de aquellos vigilantes que trabajan en la invisibilidad del Centro de Gestión Aeroportuaria, CGA.

Para que nos entendamos, la CGA es el “Gran Hermano” de un aeropuerto...como el de Barajas...   una gran sala de operaciones desde donde se vigila y controla, en tiempo real, la seguridad de  las plataformas de estacionamiento, de  las zonas interiores de las cuatro terminales, con sus correspondientes controles de seguridad,  de los aparcamientos públicos; de  las pistas de aterrizaje y despegue, se atienden las alarmas, y un larguísimo e importantísimo etcétera.

Aun siendo  indiscutible la responsabilidad que conlleva el puesto de trabajo, -que antiguamente iba asociado a un plus de CGA y que gracias a intervenciones interesadas primero por parte de VINSA y luego por SEGURISA “despareció” y ahora sólo cobra algún privilegiado-  estos trabajadores no han sido considerados a la hora de preparar el acuerdo que ha presentado el Sr. Ministro a pesar de que  CCOO fue contundente a la hora de reivindicar ante la Mesa Técnica (Fomento, AENA y empresarios) la importante aportación de estos compañeros para el funcionamiento de Barajas y que justifica la retribución de un plus ya que forman parte de, digámoslo así, el cerebro de Barajas.

El “cabreo” de estos trabajadores es evidente y más que justificado. Recordemos que es un puesto que requiere una “preparación” específica y que, por la misma responsabilidad que lleva aparejada, hace que estos trabajadores sufran bastante estrés laboral,  entre otras cosas. Es más, en caso de emergencia grave son los “únicos” que deben permanecer en su puesto sin posibilidad de evacuar...

De ahí que, tras haber mantenido reuniones, se haya planteado que en un futuro próximo (dentro del periodo navideño) se lleven a cabo movilizaciones reivindicativas con el fin de manifestar su disconformidad con el acuerdo firmado por el Sr. Ministro, en el cual se aprecia su “intencionado olvido” para con estos  trabajadores aprovechando su “invisibilidad” cara al turista.

Aún así, confiemos   en que los responsables de Aena, CEOE y Fomento en la Mesa  Técnica no caigan en el mismo error de cálculo que condujo al conflicto del Prat  y que corrijan sobre la marcha en las próximas reuniones y así  todos comamos las uvas sin que se nos atragante ninguna.

Os mantendremos informados.



“En el tren me han llegado a agredir con intención de matarme”

“En el tren me han llegado a agredir con intención de matarme”


  • El fin de semana pasado un compañero suyo perdió un ojo tras una agresión sufrida en el estadio del Atlético de Madrid. 



  • Él sigue de baja tras recibir una lluvia de piedras en la estación de tren de Villabona. 



  • “Carecemos de autoridad y sale muy barato llevarnos por delante”, asegura el vigilante.

Fuente: noticiasdegipuzkoa.com/ JORGE NAPAL – 26/11/2017

DONOSTIA - Los vigilantes de seguridad no atraviesan su mejor momento. José Luis González está más que harto. Seguirá escayolado unos 40 días, por no hablar de las secuelas psicológicas que le deja cada agresión. “Tengo una fractura en un hueso del dedo, junto al tendón. Es una lesión aparatosa. Todo me ocurrió por intentar evitar el impacto de una de las piedras que me lanzaron”, cuenta este cántabro que trabaja desde hace ocho años como vigilante de Seguridad en la línea de cercanías de Gipuzkoa. “La violencia se ha desatado en los últimos tres años. Carecemos de autoridad y no somos respetados. Agredirnos sale muy barato”, denuncia.

¿Cuándo empezaron las agresiones?

-Siempre han existido, pero se han recrudecido durante los últimos tres años. La más violenta tuvo lugar en julio del año pasado, cuando un chico al que habíamos expulsado del tren por viajar sin billete se tomó la justicia por su mano. Cogió el siguiente tren con la idea de agredirnos, y vaya si lo hizo. Guardó una piedra de dos kilos en el gorro de una sudadera y nos la lanzó mediante una especie de lazo. Nada más abrirse la puerta del tren, sin previo aviso y por sorpresa, me golpeó con ella en la cabeza. Es el mayor susto que me he llevado. En aquella agresión en el tren hubo una clara intención de matarme, de llevarme por delante.

¿Qué secuelas le dejó?

-Una cicatriz enorme en la cabeza. Sufrí un traumatismo craneoencefálico y me quedaron secuelas psicológicas de las que tardé días en recuperarme. Estuve con una ansiedad terrible. Todavía no se ha celebrado el juicio por estos hechos y, entretanto, he coincidido con el agresor en dos ocasiones en la estación de Renteria. Incluso ha tenido las agallas de dirigirse a mí, diciéndome a ver si me acordaba de él. Es una de las principales razones por las cuales nos quejamos, por la lentitud de la Justicia y el hecho de que no haya ningún tipo de medida preventiva para protegernos.

¿Ha habido más agresiones?

-Ha habido otras muchas. En otra ocasión me pincharon con un objeto punzante tipo destornillador. La última fue la del 25 octubre, cuando al compañero y a mí nos arrojaron piedras desde las vías. Aquello fue el remate. Me rompieron un dedo y me abrieron otra brecha en la cabeza, que sangró abundantemente. No había manera de controlar la hemorragia y la espera hasta que llegó la ambulancia fue muy angustiosa, la verdad. Ocurrió en la estación de tren de Villabona.

¿Ha sido la última agresión?

En mi caso sí, pero desde entonces hasta ahora ha habido otra agresión a un compañero en Errenteria. Le dieron un puñetazo sin previo aviso, pero consiguió recuperarse y reducir al agresor. Al parecer, el atacante fue un recluso de Martutene con antecedentes por asesinato que está en tercer grado. También ha habido otros encontronazos en la estación de Hernani-centro, cuando un viajero cogió varias piedras y amenazó con lanzárselas a los compañeros.

¿Cómo es posible trabajar en esas condiciones?

-En realidad, el vigilante de seguridad carece de autoridad y no somos respetados como puede serlo la Ertzain-tza o cualquier otro cuerpo policial. Es muy barato agredirnos por ese motivo. No existe en estos casos el temor que puede suscitar atacar a un agente de la autoridad, que es mayor delito. Así, hay personas que te pueden sacar una navaja, sin miedo a las consecuencias. En muchos casos vemos que son menores, que incluso se retan entre sí a ver quién le echa más huevos para enfrentarse al vigilante, con lo que se ganan el respeto del resto.

¿Esa es una opinión suya o es algo que han podido constatar?

-Es una opinión mía. Intento buscar un motivo. Vemos que provienen de familias desestructuradas y no tienen la educación de quien ha ido a la escuela.

¿Ahora está trabajando?

-Sigo de baja. Estaré escayolado unos 40 días. Tengo una fractura en un hueso del dedo, junto al tendón. Es una lesión aparatosa y hay que evitar que el tendón mueva el pedazo de hueso astillado y sea necesario operar. Todo me ocurrió por intentar parar uno de los impactos de las piedras que me lanzaron.

¿Le compensa seguir trabajando en esas condiciones?

-Si no fuera por necesidad, yo creo que en este trabajo no estaríamos ninguno. He visto pasar a muchísima gente en los ocho años que llevo aquí. De algunos ya no me acuerdo. Hay dos gallegos, había uno de Madrid que lo ha dejado ya. Somos tres de Cantabria, uno de Cádiz, otro de Granada... La mitad de la plantilla somos de fuera. La crisis nos ha traído aquí, hemos buscado trabajo y hemos llegado a donde nadie quiere, en concreto, al servicio de vigilancia de Renfe en Gipuzkoa.

¿Y que tiene Gipuzkoa para ser un destino tan poco apetecible?

-Por lo que vemos, en las grandes urbes hay usuarios habituales mientras que aquí son muchos viajeros de paso, en una zona transfronteriza, lo que traza un perfil de viajero muy concreto.

De modo que actualmente son agentes de seguridad que se sienten inseguros...

-Así es. Los recortes también han tenido mucho que ver. La dotación que tiene un agente de seguridad es una porra de goma que se dobla y que cuando la utilizas para defenderte solo pica, ni siquiera duele. Los grilletes que utilizamos son de una calidad que parecen de juguete. Esas son nuestras armas para enfrentarnos a gente que está dispuesta a todo. En algunos servicios estamos solos. ¿Qué podemos hacer cuando tres chicos se te enfrentan? Generalmente, recibir una paliza. Pedimos unos medios para podernos defender y afrontar estas situaciones, como por ejemplo chalecos antipinchazos o spray. Además, hace falta una protección jurídica porque nos vemos desamparados. Las denuncias las tenemos que poner a nivel personal. Cuando me han agredido, mi compañero y yo hemos tenido que ir a poner la denuncia ante la Ertzaintza en nuestro tiempo libre, sin cobrar.

¿Es un trabajo al menos bien remunerado?


-Sin meter horas extra cobras poco más de 900 euros. De hecho, en el convenio que acabamos de firmar apenas se ha mejorado en ese aspecto. Han firmado una subida vergonzosa del 2%, y vamos a seguir sin poder llegar a un sueldo base de 1.000 euros. Dependemos de las horas extra para llegar a fin de mes. De baja lo pasamos económicamente muy mal.